Cómo los MBA promueven el desarrollo profesional de las mujeres

MBA y mujeres

En las últimas décadas, la presencia femenina en los masters MBA ha experimentado un notable aumento, llegando a representar un promedio del 40% de mujeres en las aulas. Este aumento es un reflejo del creciente reconocimiento por parte de las mujeres de la importancia que tiene la formación en gestión empresarial para asumir roles de liderazgo y superar las barreras que limitan su participación en decisiones estratégicas en diversos sectores.

Este artículo se dedica a examinar los beneficios que el estudio de un Máster en Administración de Empresas (MBA) ofrece a las mujeres, así como la manera en que su presencia enriquece el ambiente educativo, contribuyendo a la creación de una cultura empresarial más equitativa e inclusiva. También se pone de relieve la importancia que tienen los Máster en Dirección de Empresas para impulsar el progreso de las mujeres en el mundo empresarial, así como la eliminación de desigualdades o las dificultades para acceder a determinados puestos de trabajo.

El aumento de las mujeres que estudian un MBA

Entre 2011 y 2019, la participación femenina en los masters MBA, aumentó del 32% al 39%, según datos de la Forté Foundation. Estos datos nos muestran que se van dando grandes pasos hacia la igualdad de género en el ámbito de la formación superior y es un paso crucial hacia la diversificación del liderazgo en el mundo corporativo.

A pesar de este progreso, en España la participación de mujeres en masters executive MBA varía entre el 25% y el 39% en función de los títulos y Escuelas de Negocios que los ofrecen. Estos datos resaltan la necesidad de promover la formación en las mujeres para facilitar su inclusión en áreas estratégicas y así aprovechar plenamente su potencial en puestos de liderazgo empresarial.

El crecimiento de la participación femenina en los MBA va más allá de equilibrar las estadísticas de género en las aulas; refleja un reconocimiento más profundo del impacto positivo que las mujeres tienen en los niveles superiores de gestión y el compromiso de las mujeres por el desarrollo profesional.

Aunque todavía queda mucho camino por andar. Un artículo de Forbes destaca los desafíos que enfrentan las mujeres directivas, subrayando una escasa representación en roles de liderazgo empresarial. Solo el 5,2% de las CEOs en empresas Fortune 500 son mujeres, cifra que asciende ligeramente al 5,4% en las Fortune 1000. Estas estadísticas evidencian la limitada presencia femenina en posiciones de alta dirección, resaltando la necesidad de un cambio hacia mayor inclusión en el ámbito corporativo. Por ello, y ante los retos que las mujeres deben superar, en España los mejores masters MBA en Madrid y Barcelona (ESADE, Cámara de Comercio de Madrid, IE, IESE, etc.) están desempeñando un papel fundamental en la transformación del futuro del liderazgo de las empresas.

Motivos de las mujeres para estudiar un MBA

¿Por qué las mujeres deberían estudiar un MBA?

Los MBA desempeñan un papel esencial para adquirir conocimientos empresariales de alto valor y empoderar a las mujeres con las herramientas y la confianza para ampliar oportunidades laborales y así lograr roles de liderazgo.

Los masters MBA ofrecen una preparación integral, que abarca desde el desarrollo de competencias técnicas de gestión empresarial hasta el desarrollo de competencias como el liderazgo, la comunicación y la inteligencia emocional, necesarias para crecer laboralmente. Por tanto, un máster MBA ofrece una formación integral que empodera a las mujeres profesionales, equipándolas con las herramientas y la confianza necesarias para asumir puestos directivos. Sin embargo, hay 3 razones principales por las que las mujeres deberían estudiar un MBA.

Confianza para desempeñar puestos directivos

Según revelan varios estudios, el gran obstáculo para las mujeres en el ámbito profesional es su propia percepción de falta de confianza en sus habilidades y potencial. Por tanto, una mujer que estudia un Master in Business Administration se prepara para aumentar su confianza mediante un plan de estudios riguroso que cubre áreas clave de la empresa. Algunas de las materias o asignaturas de un MBA son finanzas, marketing, operaciones y estrategia. Además, los MBA ponen un énfasis especial en el desarrollo de habilidades de liderazgo, tales como la toma de decisiones estratégicas, la gestión de equipos y la negociación, garantizando que las mujeres puedan aplicar estos conocimientos en su puesto de trabajo y así, avanzar profesionalmente hacia puestos directivos.

Asimismo, en los mejores masters MBA se promueve un entorno de aprendizaje que impulsa la autoconfianza, una cualidad esencial para ocupar cargos en una empresa o puestos de alto nivel en una organización. Al enfrentar desafíos académicos y colaborar en proyectos de equipo, las mujeres aprenden a valorar sus propias ideas y a expresarlas con convicción, cualidades indispensables para cualquier profesional.

A través del enfrentamiento con retos académicos y la colaboración en la realización de proyectos de negocio en grupo, las participantes perfeccionan la habilidad de valorar y defender sus perspectivas con seguridad. Esta experiencia enriquece la capacidad de aumentar su visibilidad profesional y alienta a las mujeres a avanzar con determinación hacia posiciones de alta dirección.

Salir de la zona de confort

Un MBA desafía a las mujeres a ampliar sus horizontes, empujándolas a salir de su zona de confort. A través del desarrollo de cualidades esenciales como la resiliencia y la adaptabilidad, eliminan la gran barrera a la hora de promocionarse y mantener la posición de líder frente a otras personas.

A lo largo del programa, las participantes experimentan un crecimiento tanto personal como profesional. Además del desarrollo de habilidades críticas como análisis financiero, marketing estratégico, gestión operativa, y liderazgo ético, desarrollan destrezas para la comunicación, pensamiento crítico, y negociación. Este camino hacia la excelencia además de nutrirse para crecer en el ámbito profesional, también las posiciona como agentes de cambio, listas para impulsar innovaciones que beneficien tanto a las organizaciones como a la sociedad.

Upskilling y Reskilling

Los conceptos de upskilling y reskilling son otros motivos por los cuales una mujer con experiencia profesional debería estudiar un MBA.

El upskilling se refiere a la adquisición o actualización de habilidades y conocimientos que permiten a una persona ser más eficaz en su trabajo actual o aspirar a posiciones de mayor responsabilidad. En el contexto de un MBA, el «upskilling» permite a las mujeres profesionales mantenerse al día con las últimas tendencias y tecnologías del mundo empresarial, como la inteligencia artificial, análisis de datos, y la gestión de la innovación. Esto posiciona a una profesional femenina no solo para mejorar su desempeño en sus roles actuales sino también para liderar proyectos y equipos en áreas de vanguardia.

E l reskilling se refiere al proceso de aprender nuevas habilidades para poder desempeñar un tipo diferente de trabajo. En el ámbito de un MBA, el «reskilling» es particularmente relevante para las mujeres que buscan hacer una transición de carrera, ya sea moviéndose a un nuevo sector o asumiendo un puesto de trabajo que requieran un conjunto de habilidades radicalmente diferente. Por ejemplo, una profesional con experiencia en el sector de la salud podría adquirir habilidades en gestión empresarial y liderazgo para dirigir una organización de atención médica.

Networking y autoexpresión

El networking es uno de los componentes de los MBA que beneficia significativamente a las mujeres trabajadoras. La oportunidad de construir relaciones sanas con compañeros, exalumnos, profesores y profesionales de diversos sectores permite que puedan forjar una marca personal sólida y posicionarse como expertas en su campo. Además, esta red de contactos que se genera durante el estudio de un MBA facilita la apertura a nuevas oportunidades profesionales, el acceso a mentorías y colaboraciones profesionales.

Ventajas de la diversidad de género en el entorno empresarial

La integración de la diversidad de género en el ámbito empresarial trasciende el objetivo de la equidad, ofreciendo beneficios significativos que son esenciales para el éxito, la innovación y la competitividad de las organizaciones modernas. Entre las ventajas clave se encuentran:

  • Enriquecimiento de perspectivas: la integración de mujeres en equipos de trabajo diversifica las perspectivas y enfoques hacia la resolución de problemas, lo que impulsa significativamente la productividad y el trabajo colaborativo.
  • Fomento de la creatividad e innovación: equipos con diversidad de género son más propensos a ser creativos y a innovar, gracias a la combinación de diferentes puntos de vista y experiencias.
  • Mejora el ambiente organizacional: la presencia de mujeres en los cargos de una empresa a nivel directivo, promueve un ambiente laboral más inclusivo y empático, lo cual puede reducir el agotamiento entre los empleados al fomentar un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal.
  • Aumento de la satisfacción y retención del personal: un enfoque inclusivo y comprensivo mejora la satisfacción laboral y ayuda a retener al personal, optimizando así la eficiencia y la productividad general de la empresa.
  • Potenciación de habilidades interpersonales: las mujeres, que frecuentemente sobresalen en habilidades blandas como la comunicación efectiva, el trabajo en equipo, la resiliencia y el liderazgo, aportan una dinámica valiosa al entorno de trabajo.
  • Mejora del rendimiento organizacional: la tendencia de las mujeres a impulsar la colaboración y el entendimiento mutuo dentro de los equipos puede conducir a un mejor desempeño organizacional.
  • Innovación y crecimiento empresarial: la habilidad de las mujeres para aplicar efectivamente habilidades interpersonales facilita la gestión de conflictos, mejora la cohesión del equipo y fomenta la innovación y el crecimiento empresarial.

Ventajas de la diversidad de género en las empresas

Estrategias de las Escuelas de Negocios para reclutar y retener a mujeres

Las escuelas de negocios han implementado diversas estrategias para animar a las mujeres con motivaciones de crecimiento profesional a estudiar un MBA, reconociendo por otra parte la importancia que tiene la diversidad de género para enriquecer el aprendizaje y la preparación de futuros líderes empresariales más competentes y versátiles.

Estrategias de reclutamiento

Para atraer a más mujeres a sus programas, las escuelas de negocios han adoptado las siguientes medidas:

  • Campañas de marketing: utilizan materiales promocionales que resaltan el éxito de exalumnas y muestran un compromiso claro con la igualdad de género, lo que ayuda a las potenciales estudiantes a visualizarse estudiando un MBA.
  • Becas específicas para mujeres: ofrecen becas destinadas exclusivamente a candidatas femeninas, reduciendo las barreras financieras que a menudo desalienta la inscripción en un máster MBA.
  • Eventos y sesiones informativas: se organizan especialmente para las aspirantes femeninas, permitiendo la interacción directa con alumnas y profesoras, proporcionando una visión clara y motivadora de la experiencia de estudiar un MBA.

Estrategias de desarrollo profesional

Una vez que las mujeres se inscriben en los MBA, las escuelas de negocios se esfuerzan por crear un entorno que las ayude a prosperar profesionalmente:

  • Redes de apoyo y mentoría: establecen programas de mentoría y redes de apoyo que conectan a las estudiantes con mentoras experimentadas en el ámbito empresarial. Estas redes ofrecen orientación, asesoramiento y apoyo emocional, contribuyendo significativamente a la experiencia positiva de las estudiantes.
  • Clubes y organizaciones de mujeres: fomentan la creación y participación en clubes y organizaciones centrados en las mujeres, proporcionando espacios seguros para discutir desafíos específicos, compartir recursos y fomentar la solidaridad entre las estudiantes.
  • Oportunidades de networking: promueven eventos de networking que permiten a las mujeres contactar con líderes empresariales y reclutadores, abriendo puertas a oportunidades de realización de prácticas laborales o de empleo en el futuro.
  • Materias de estudio: integran temas de diversidad de género y liderazgo femenino en los planes de estudio, asegurando que las discusiones en clase reflejen una variedad de perspectivas y preparen a las estudiantes para liderar en entornos diversos.

Las estrategias de reclutamiento y retención evidencian el compromiso de las escuelas de negocios con la promoción de la igualdad de género y el éxito académico y profesional de las estudiantes femeninas. Al abordar activamente tanto la atracción de mujeres a los programas  MBA como el apoyo continuo durante y después de su formación, las escuelas de negocios enriquecen la experiencia educativa de las mujeres y contribuyen significativamente a romper el llamado “techo de cristal”, que limitan las posibilidades de las mujeres de promocionarse y alcanzar cargos directivos.

Opiniones de mujeres tituladas MBA

Testimonios de mujeres que ha estudiado un MBA

Los testimonios de mujeres que han cursado un Máster MBA resaltan cómo estos programas han abierto puertas a nuevas oportunidades y han sido factores diferenciales en su desarrollo profesional.

La mayoría de las alumnas destacan la importancia de las redes de contactos que han construido, las cuales han sido esenciales para avanzar hacia puestos de responsabilidad. Además, señalan cómo la experiencia de estudiar un MBA ha contribuido para ganar una mayor confianza en sus habilidades directivas y les ha permitido ascender en el trabajo asumiendo roles de liderazgo con mayor seguridad.

Finalizamos el artículo sobre como un MBA ayuda a las mujeres a crecer profesionalmente con un ejemplo inspirador:

Ana, una profesional del sector tecnológico, logró un cambio significativo en su carrera tras completar un MBA en una prestigiosa Escuela de Negocios de Madrid. Gracias al título y al crecimiento que experimentó en competencias directivas, ascendió en una empresa líder del sector a directora de Innovación. Según señala Ana “el MBA le permitió acceder a una profunda comprensión de la estrategia empresarial”. Además, prosigue que “también amplié mi red de contactos con otros profesionales de la industria de los que aprendí al compartir experiencias, lo que supuso un fortalecimiento en mi confianza para liderar nuevos proyectos”.

El ascenso de Ana rompió con la tradición de liderazgo masculino en el sector tecnológico, y ha sido una fuente de inspiración para otras mujeres que persiguen puestos directivos similares a los que ocupan los hombres.

Finaliza su testimonio explicando que “gracias a la capacidad de liderazgo que desarrollé durante el MBA, puede implementar políticas de diversidad, marcando un hito en el sector y demostrando cómo el conocimiento adquirido en un MBA puede servir como motor para el cambio organizacional y social”.